jueves, 6 de agosto de 2009

Una investigación filosófica, de Philip Kerr


Una Investigación Filosófica, mezcla de géneros que pretende trascender más allá de los límites inherentes a toda clasificación preestablecida, se erige como una propuesta caracterizada por la originalidad en su planteamiento y forma, aún sin lograr plenamente el resultado buscado.


SINOPSIS: "Londres, año 2013. Un psicópata está dejando un macabro rastro de sangre por toda la ciudad. La inspectora jefe Jakowicz, encargada de resolver el caso, descubre que el asesino se llama Wittgenstein y sus víctimas Darwin, Byron, Kant, Spinoza, Keats, Locke, Dickens, Bertrand Russell, Sócrates... Son nombres en clave, utilizados para preservar el anonimato, de personas fichadas en el Programa Lombroso, que el Gobierno ha puesto en marcha en fase experimental para tener controlados a todos los ciudadanos potencialmente predispuestos a cometer crímenes violentos.


Pero el individuo al que se le adjudicó el nombre de Wittgenstein resulta ser demasiado inteligente -logra infiltrarse en el sistema informático y acceder a las verdaderas identidades de las personas fichadas -, estar demasiado loco - decide matar a esos potenciales asesinos en nombre del bien común - y ser demasiado lúcido -manipula y pervierte la lógica de Wittgenstein, transformándola en una lógica criminal; convierte sus asesinatos en proposiciones filosóficas; reta y provoca a la policía mediante una parodia de El Asesinato considerado como una de las bellas artes de Thomas De Quincey; y obliga a la inspectora Jakowicz a seguir sus reglas del juego, a cuestionarse su noción del bien y del mal, a admitir que la personalidad de un psicópata puede resultar fascinante..."


La premisa, innegablemente atractiva y original, es plasmada por Kerr valiéndose de un recurso narrativo que no por conocido de resulta menos eficaz (y quizás también efectista): compaginar la narración en primera persona de la protagonista y el antagonista. A lo largo de estas 383 páginas, el lector alterna la aproximación a las pesquisas realizadas por Jake (así le gusta que la llamen), Inspectora Jefe de New Scotland Yard, con la lectura del diario personal del asesino. Precisamente lo curioso y relativamente novedoso de esta novela radica en el modo en que el asesino justifica sus actos: recurriendo a premisas, razonamientos y argumentaciones filosóficas, interpretadas de forma torticera, resultando especialmente curiosas las conversaciones, entre la Inspectora y el asesino, teñidas de un tono eminentemente intelectual.


La mezcla de géneros es relativa, pues pese a contar con elementos de ciencia-ficción, género negro, y thriller, prevalece el tono policíaco, empleándose los elementos antes citados como meros recursos y justificaciones argumentales.

No hay comentarios: