viernes, 21 de agosto de 2009

La mujer del viajero del tiempo


Me puse a investigar sobre la novela de "La mujer del viajero del tiempo" y encontre esto [click] texto casi intacto pero fragmentado. ahora deseo mas esa novela.

“La mujer del viajero del tiempo” es una de las sensaciones de esta temporada. Las razones son básicamente tres: está escrito de una forma impecable, es una maravillosa historia de amor (nada ñoña) y lleva el trillado tema de los viajes temporales a nuevas dimensiones.

Vamos, que si alguna vez se ha estado enamorado, pero enamorado en serio, para toda la vida y más allá del sexo, nada de calentones de una noche y enamoramientos adolescentes, este libro será un agradable descubrimiento por qué raras veces se ha contado con mayor realismo y convicción lo fácil y difícil (tremenda paradoja) que es convivir con el ser amado en el día a día (más de uno sonreirá cuando lea capítulos como los de la búsqueda de la primera casa o los de las presentaciones familiares). Y eso en un género donde las historias de amor se pueden contar con la palma de la mano.

Y, por supuesto, están los viajes en el tiempo, un tema que parecía muerto por lo reiterativo de ciertas formas de tratarlo (y es que desde Wells y Heinlein se ha escrito mucho y demasiado parecido) y aquí llega Niffenegger y lo pone todo patas arriba ¿y si el viaje en el tiempo es una enfermedad angustiosa y frustrante? ¿Y si no se supiese muy bien cómo va eso de las paradojas temporales? ¿Y si uno viese a su mujer antes de conocerla, cuando es una niña? ¿Y si se viviesen dos vidas, la de pareja y la de ese viajero del tiempo que es tu marido pero que aparece cuando menos te lo esperas? Todo un territorio virgen que la autora norteamericana se lanza a explorar con pasión y frenesí.

Sorprende que esta sea una primera novela, la complejidad del tema (que eso del amor no es fácil de contar de forma creíble) y el cúmulo de paradojas temporales harían palidecer a más de un veterano y aquí llega esta buena señora y plis plas lo resuelve todo de la forma más sencilla imaginable. Aparentemente, claro, que no me quiero ni imaginar lo que habrá tenido que sufrir la pobre para conseguir que todo encaje que haga clic de una forma armónica y especial.

En fin, una experiencia gozosa la lectura de “La mujer del viajero del tiempo”, una experiencia que me gustaría compartir con todos los lectores de esta página por que de verdad que merece la pena y es que puede que este no sea el mejor libro del año (puede...) pero desde luego es el más intenso y agradecido.

Obra fantástica, otra portada que se adapta perfectamente a la historia y de la que uno puede no avergonzarse en público

No hay comentarios: