lunes, 10 de mayo de 2010

Adiós


Cada vez que digo Adiós no puedo dejar de pensar que esa puede ser la última vez.

Hace años mientras le decía “Adiós” pensaba como mentirle para que no me regañara y lo que ocurrió fue que ese adiós duro 5 años de muchas lagrimas por su ausencia.

Ahora que cada día lo amo menos y que esas lagrimas son de dolor, de odio, de melancolía por su presencia, recuerdo ese día con tristeza y me pregunto… ¿y si es la última vez? No podría decir - te quiero, Adiós- porque hay muchas veces en que ese sentimiento no viene a mi…pero ya una vez lo dije; a veces mentimos por amor, esas son las mentiras que hacen felices a las personas y en las que asumimos la carga de sostenerla por muchos medios; pero cada vez que lo hago pienso que cada vez me salen menos las mentiras, que cada día el nota que ese te quiero suena más a un te odio, pero no quiere aceptarlo ni contradecirme porque podría ser la última vez..

No hay comentarios: